Make your own free website on Tripod.com

LA PELÍCULA RADIOGRÁFICA


          Cuando la radiación incide sobre el paciente carece de información pero. a su salida, contiene ya la información deseada en forma de diferentes intensidades de fotones de rayos X. Esta información es captada directamente por una película.  La película es el receptor final de la información radiográfica además de: -Proporcionar un documento de estudio. estable y archivable. que una vez ha mostrado la información será una buena referencia para conocer la evolucion de su dolencia.

Destacar y realizar la percepcion visual de las lesiones. gracias a su capacidad de aumentar los contrastes.

 Estructura de la película

        Una película se compone de una superficie sensible a la luz y a la radiación X (emulsión), extendida por una sola o por ambas caras de un soporte o lámina de plástico de gran resistencia mecánica.


                             

 La perfecta adherencia entre las capas de emulsión y el soporte se logra mediante un tratamiento químico de este ultimo llamado sustrato un Delgado recubrimiento de gelatina endurecida,

   que actúa a modo de barniz protector protege la delicada superficie de las emulsiones contra las abrasiones y roces, inevitables en la manipulación de la película. Las películas monocapa, usadas en mamografía y fotografía del monitor, reciben una capa dorsal (antihalo) que lleva incorporado un colorante que elimina reflejos de luz en el interior de la película.

 

 

El SOPORTE


Es el sostén o armazón sobre el que se extienden las capas fotosensibles.
En la radiografía se usa por el  soporte de poliéster, que cumple satisfactoriamente su cometido gracias a su estabilidad dimensional a lo largo del proceso de revelado, y durante muchos años de archivo. Por otra parte, es excelente en cuanto a su resistencia a la ruptura, tenacidad, planeidad, flexibilidad y docilidad en el tránsito por la máquina de revelar.El soporte tiene una coloración azulada, tono que se confiere a la imagen, debido a que fatiga menos la vista en largas sesiones de estudio de imagenes


         

 LA EMULSION

 

Es el detector de la luz de radiación de la radiacionx.

Se trata de una finísima suspensión de microcristales de halogenuros (cloruro, bromuro y ioduro) de plata en gelatina. La mezcla va extendida en finas capas sobre el soporte (espesor: 4 micras).
           

LAGELATINA
               

Es una proteína extraída de las pieles y huesos de animales de matadero. En contacto con agua, la absorbe, se hincha y, al elevar la temperatura por encima de los 35°C, forma una emulsión coloidal. En esta situación se disuelven bromuro y ioduro amónico o potásico. A esta disolución de halogenuros en gelatina se le añade nitrato de plata, que reacciona con los halogenuros formando los microcristales insolubles y dispersos en la masa de gelatina que constituye la emulsión sensible.La gelatina tiene varias propiedades que, aplicadas a la preparación de emulsiones, la hacen insustituible:Es el dispersante de los halogenuros de plata. Mantiene aislados a unos microcristales de otros, individualizándolos y logrando que su respuesta fotográfica no influya ni se vea influida por  los cristales vecinos. Gracias a esta propiedad, la imagen fotográfica será una réplica exacta de la imagen de radiación, sin corrimientos ni deformaciones.Aporta a los microcristales, durante una determinada fase de la fabricación (maduración), ciertas «impurezas» que aumentan considerablemente la sensibilidad de la película.Mediante ligeros cambios de temperatura durante la fase de fabricación en la que la emulsión se extiende sobre el soporte, permite que la emulsión pase de un estado extendible

 

 

 

 

a otro  gelatinoso. En este estado queda fija sobre el soporte y, tras un secado posterior, la emulsión se solidifica pero con la misma flexibilidad del soporte, sin que se cuartee cuando se dobla o enrolla la película. Permite la difusión a través de su masa de las soluciones reveladoras y fijadoras que reaccionarán con los cristales de halogenuro de plata para formar la imagen fotográfica. Tras un secado final en la máquina de revelar, la gelativa recobra la contextura seca, flexible y no quebradiza de la radiografía final.


 LOS HALOGENUROS DE PLATA


 Son los elementos sensibles a los rayos X ya la luz, contenidos en la emulsión radiográfica. Básicamente son microcristales de bromuro de plata con una pequeña proporción de ioduro de plata. Esta combinación ha demostrado ser la más sensible para estas aplicaciones.Como vimos en párrafos anteriores, se forma por reacción, en el seno de la gelatina fundida, entre los bromuros y ioduros, con el nitrato de plata.

EL PROCESO FOTOGRAFICO

Desde que la película virgen, dentro del chasis, recibe la imagen que le envían las pantallas de  refuerzo, hasta que la imagen final está lista para examinarla en el negatoscopio, ha de sufrir un complejo proceso, inicialmente en el interior de la propia emulsión, seguido de otro de naturaleza química, llamado genéricamente procesado o revelado. Vamos a estudiar aisladamente estos sucesos en el orden en que se van produciendo.En la figura  se muestra la estructura de la emulsión en estado virgen (sin impresionar). Su aspecto, visto a un microscopio, es el de unos cristales de halogenuros de plata, de forma triangular a hexagonal  y de tamaños muy heterogéneos, dispersos en la gelatina.

fig.1

 

 

 

Esta heterogeneidad confiere a las emulsiones su efecto contrastante y la posibilidad de dar una extensa gama de grises. Unos puntos interiores representan los «centros de sensibilidad», procedentes de las «impurezas» de la gelatina transferidas durante una de las fases de la fabricación.Cuando recibe la exposición (fig. 2), la radiación produce una alteración en los cristales que la han recibido, que consiste en la deposición de algunos átomos de plata sobre los centros de sensibilidad. Este depósito de escasos átomos de plata ha sido consecuencia de unos procesos electrónicos subsiguientes a la absorción de radiación. Con pequeñas intensidades de radiación, como las que hay tras las zonas densas del paciente, se

fig.2

alteran únicamente los cristales más gruesos (zona central del esquema), ya que por su mayor área proyectiva tienen más probabilidades de capturar fotones dada la escasa densidad de éstos que hay en esa zona poco penetrada del enfermo. A medida que la irradiación en la zona es mayor (correspondientes a partes más transparentes del enfermo y representadas en la parte izquierda de la figura) se va extendiendo la alteración a cristales de menor tamaño.

fig.3

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La parte derecha de la figura corresponde a sectores no penetrados del paciente. Esta zona de película no recibe radiación y permanece inalterada.Realmente, en este momento tenemos ya una imagen en la emulsión. Consiste en que en cada punto de la película existen unos cristales alterados en número proporcional a la cantidad de radiación recibida localmente. Esta imagen, llamada «imagen latente», es estable y duradera, pero inapreciable a la vista o a cualquier otro medio de detección. Por otra parte, si se sacase a la luz para examinarla (en el hipotético caso de que ello fuera posible), las alteraciones se generalizarían a toda la placa por efecto de esa misma luz de observación, con lo que se perdería la singularidad de la imagen latente (fig.2).Para obtener la imagen visible definitiva hay que someter la película al proceso de revelado-fijado. En el revelador (figura 3) se transforman los cristales irradiados y alterados, y sólo ellos, en plata metálica finamente dividida, de color negro. Los cristales no irradiados no sufren modificación alguna en este baño. Esta selectividad en la transformación de los cristales irradiados y pasividad de los no irradiados es fundamental en el proceso fotográfico y se logra gracias a la conjunción de la película con el revelador.
                                                                              

fig.4


 
La siguiente fase se llama fijado y es una disolución de los cristales de halogenuro de plata no irradiados, y por lo tanto no revelados, en el líquido fijador (fig.4). Este halogenuro opalescente, de color amarillo, desaparece, dejando la zona limpia y transparente: son los blancos de la imagen. Dos últimas operaciones no representadas en los esquemas, consisten en el lavado con agua para extraer, por dilución, todas las sustancias de los baños anteriores. Con ello se evitan manchas y se impide que los productos químicos que pudieran quedar en la emulsión

Ataquen y desvanezcan la imagen.  La ultima operacion es un secado de las peliculas.