Make your own free website on Tripod.com

Historia del Ultrasonido


El exámen de ultrasonido es algo ya muy conocido. Cada madre lo sabe y muchas tienen fotos para probarlo. Es indoloro, seguro y confiable. Su éxito desde su principios hace 40 años es algo realmente asombroso.
Sus inicios fueron en Glasgow en el departamento Universitario de Obstetricia dirigido por el Profesor Ian Donald y en aquellos tiempos pareció ser una idea descabellada.
Nació en Cornwall en diciembre de 1910, hijo y nieto de doctores escoceses. Su educación escolar inició en Escocia y terminó en Sudafrica. Volvió a Inglaterra en 1931 y se graduó en medicina en el Hospital St. Thoma’s de la Escuela de Medicina en 1937.
En 1939 se unió a la Real Fuerza Aérea (RAF) donde se distinguió por su servicio. Fué condecorado.
Su servicio en la RAF estimuló su interés en el radar y sonar, una técnica que había sido inventada por el físico Francés Paul Langevin en la Primera Guerra Mundial como un método posible de descubrimiento submarino.
Al volver a Londres al final de la Guerra, se dedicó a la Ginecología y Obstetricia.
Pensó que el sonar se podía usar para el diagnóstico médico, idea que puso en práctica el 21 de julio de 1955, más tarde se unió con la compañía Kelvin& Hughes de Instrumentos Científicos, particularmente con un joven técnico llamado Tom Brown.
Después de varios fracasos tuvo un éxito impresionante al detectar una tumoración ovárica que había sido clasificada como un cáncer inoperable, lo que le valió ser publicado en la prestigiada revista médica The Lancet el 7 de Junio de 1958, bajo el título ”Investigación de masas abdominales por ultrasonido”.
En 1959 Ian Donald advirtió que se podían obtener ecos claros de la cabeza fetal. En los años siguientes, fué posible diagnosticar embarazos complicados como alteraciones de la cabeza fetal, anormalidades de la placenta, embarazos múltiples.etc.
En la actualidad, prácticamente todo aparato de ultrasonido es de origen Japonés, pero nunca se debe olvidar la contribución de la ingeniería Escocesa al desarrollo del ultrasonjdo médico. Ian Donald estuvo casado durante 50 años con Alix, la cual estuvo junto a él en su muerte, el 19 de Junio de 1987.


Ultrasonido Obstétrico

Desde su introducción definitiva a finales de los 60’s, la ultrasonografía ha llegado a ser una muy útil herramienta de diagnostico en Obstetricia. Los equipos más comunmente usados, se conocen como de “tiempo Real”, con los que se pueden capturar en un monitor, los continuos moviminetos del feto. Generalmente se utilizan para éste propósito, frecuencias de sonido muy altas (entre 3.5 y 7.0 megahertz). Estas frecuencias se emimten a través de un transductor, el cual se pone en contacto con la piel del abdómen materno.



La información obtenida del reflejo de éstas ondas sonoras, es obtenida al reflejarse (rebotar) en el mismo transductor, las que se analizan y se convierten en imágenes en movimiento. Diferentes movimientos especiales, como los del corazón fetal,



se puede evaluar y medir en las imágenes que se despliegan en la pantalla. También se hacen mediciones que nos evalúan la edad gestacional, el tamaño y el crecimiento normal del feto.



¿Porqué y cuando se usa el Ultrasonido en el Embarazo?


El ultrasonido se considera como un estudio seguro, no-invasivo, preciso y no caro, en la investigación del estado del feto. Progresivamente ha llegado a ser una herramienta indispensable del ginecólogo y juega a un papel importante en el control de la mujer embarazada. El uso principal del ultrasonido está en las siguientes áreas:

1. Diagnóstico de embarazo. El saco gestacional se puede visualizar desde la quinta semana de gestación.

2. Amenaza de aborto. Se puede valorar la viabilidad del feto en la presencia de sangrado vaginal en embarazos tempranos. Los latidos cardíacos fetales son usualmente perceptibles alrededor de las 7 semanas, lo cual nos da un 96% de probabilidades de que el embarazo continúe normalmente. Un aborto inminente, usualmente nos dá cuadros típicos de un saco gestacional deformado y ausencia de polos fetales o de latido cardíaco. El ultrasonido es también muy útil en el diagnóstico temprano de embarazo ectópico y embarazos molares.

3. Determinación de edad gestacional y evaluación de tamaño fetal. Las medidas del cuerpo del feto reflejan su edad de gestacional. Esto es más preciso particularmente en gestaciones tempranas. En pacientes que dudan de su último período menstrual, se deben hacer tales medidas tan temprano como sea posible en el embarazo para llegar a una correcta fecha probable de parto. En los últimos meses del embarazo las medidas del cuerpo nos permiten evaluar el tamaño y crecimiento del feto y poder diagnosticar y manejar oportunamente el retardo del crecimiento intrauterino.



las son usadas más medidas


a)Cráneo-caudal (CC).- Es la distancia entre la cabeza y el coccis. Se puede hacer esta medida entre las 7 y 13 semanas y nos dá una estimación muy exacta de la edad gestacional.

b)Diámetro biparietal (DBP).- El diámetro entre los 2 lados de la cabeza. Esta medida se hace después de la 13a. semana. Aumenta de aproximadamente 2.4 cm. a las 13 semanas hasta 9.5 cm. al término del embarazo. Diferentes bebés del mismo peso, pueden tener el tamaño de la cabeza diferente, por eso ésta medida no es confiable en etapas tardías del embrazo.

c) La longitud del fémur (LF).- Mide el hueso más largo en el cuerpo y refleja el crecimiento longitudinal del feto. Su utilidad es similar al DBP. Aumenta de aproximadamente 1.5 cm. a las 14 semanas hasta 7.8 cm. a término.

d) La circunferencia Abdominal (CA).- Es la medida sola más importante que se hace en embarazos tardíos. Nos refleja más que la edad, el tamaño y el peso del feto.

b) 4.- Localización de la placenta.- El Ultrasonido ha llegado a ser indispensible en el diagnóstico o exclusión de placenta previa y otras anormalidades de la placenta como en diabetes, hidrops fetal, isoinmunizacion Rh y retardo del crecimiento intrauterino severo.

c) 5.- Embarazos Múltiples.- En esta situación, el ultrasonido es muy valioso para determinar el número de fetos y sus presentaciones, evidencia de retardo del crecimiento y anomalías fetales, la presencia de placenta previa, y cualquier sugerencia de transfusión de gemelo a gemelo.

d) 6.- Hidramnios y oligohidramnios.- Un aumento o disminución de líquido amniótico, puede ser claramente detectado por ultrasonido. En ambas situaciones se deben excluir malformaciones congénitas en el feto como atresia intestinal, hidrops fetalis o displasia renal.

e) 7.- Malformaciones fetales.- Muchas anormalidades estructurales en el feto pueden ser diagnosticadas por ultrasounido, y éstas usualmente se pueden hacer antes de las 20 semanas de gestación. Ejemplos muy comunes incluyen hidrocefalia, anencefalia, mielomeningocele, acondroplasia, espina bífida, onfalocele, atresia del duodeno e hidrops fetal. Con equipos más recientes, condiciones como labio leporino y paladar hendido, anormalidades cardíacas congénitas y en casos muy especiales síndrome de Down, pueden ser diagnosticadas. El ultrasounido puede asistir también a otros procedimientos en diagnóstico prenatal como amniocentesis y biopsia de vellosidades coriales.

f) 8. Otras áreas.- El ultrasonido es de gran valor en otras condiciones obstetricas tales como: a) confirmación de muerte intrauterina. b) Confirmación de la presentación fetal en casos inciertos. c) Evaluación de movimientos fetales, tono y movimientos respiratorios. d) Diagnostico de anormalidades uterinas y pelvicas durante el embarazo como fibromas (miomas) y quistes ováricos. La frecuencia.- No hay ninguna regla rígida acerca del número de ultrasonidos que una mujer debe tener durante su embarazo. Un examen se solicita cuando se sospecha de alguna anormalidad o existan datos clínicos que lo sugieran.



Normalmente se solicita:


A las 7 semanas para confirmar embarazo, excluír embarazo ectópico o embarazo molar, confirmar latido cardíaco y medir la longitud cráneo caudal y ver si coincide con la fecha. Un segundo ultrasonido se efectúa a las 18 a 20 semanas buscando malformaciones congénitas, excluír embarazos múltiples y verificar fechas y crecimiento. También se determina la posición placentaria. Un tercer examen se hace a veces a alrededor de las 34 semanas para evaluar el tamaño fetal y evaluar su crecimiento. Se vuelve a verificar la posición placentaria. El número total de ultrasonidos puede variar dependiendo de si un previo examen ha descubierto ciertas anormalidades que requieran una evaluación posterior.



Examen transvaginal:


Con transductores especialmente diseñados, se puede realizar un ultrasonido a través de la vagina de la paciente. Este método usualmente provee imagenes mejores (y por eso más información) en pacientes que no están embarazadas o están en las fases tempranas de embarazo. Se puede observar el latido cardíaco fetal desde las 5 o 6 semanas de gestación. El examen vaginal llega a ser indispensable en el diagnóstico temprano de embarazo ectópico. Se puede diagnosticar un gran número de anormalidades fetales en el primer trimestre del embarazo si se utiliza el transductor vaginal.



Ultrasonido Doppler

Desde hace mucho tiempo se ha usado el principio del doppler para detectar el corazón fetal; pero en años recientes, la tecnología se ha desarrollado mucho y su aplicación en la obstetricia moderna nos indica de manera confiable el estado de bienestar fetal. Se pueden evaluar con Doppler, las características del flujo sanguíneo en las vasos de la sangre fetal. Una disminución del flujo, particularmente en la fase diastólica de un ciclo del pulso se asocia con problemas en el feto.



El uso de ultrasonido a color, puede claramente mostrarnos la dirección del flujo de sangre en los vasos sanguíneos del feto. El doppler a color, es particularmente indispensable en el diagnóstico y evaluación de las anormalidades congénitas del corazón.





Ultrasoundido Tridimensional


El ultrasonido tridimensional está todavía en investigación y desarrollo, aunque algunos modelos comerciales ya están disponibles en el mercado. El equipo requiere transductores especiales y software para acumular las imagenes, lo que puede tomar varios segundos. El resultado de cualquier manera puede ser bastante asombroso. Las medidas volumétricas son más exactas y ambos, médicos y padres pueden apreciar bien una anormalidad o la ausencia de ella. Un gran volumen de información y documentación se ve llegar en los próximos años, lo que hará revolucionar el diagnóstico de anomalías congénitas bajo el ultrasonido tridimensional.

Evidencias actualizadas han demostrado que pequeños defectos como espina bífida, labios y paladar hendidos, y polidactilia puede ser más fácilmente demostrados. Otros rasgos más sutiles tales como implantación baja de orejas, dismorfia facial o pie equino varo se pueden detectar ahora, dejando los estudios cromosómicos para diagnósticos más precisos.




El ultrasonido se ha convertido en un procedimiento estándar que se utiliza durante el embarazo. Éste puede mostrar el crecimiento fetal y detectar un número creciente de condiciones tales como meningocele, enfermedades cardíacas congénitas, anomalías renales, hidrocefalia, anencefalia, pie zambo y otras deformidades. El ultrasonido no produce radiación ionizante, por lo que se considera un procedimiento muy seguro tanto para la madre como para el feto.


Ultrasonido normal a las 19 semanas de gestación. Muchos médicos prefieren tener las medidas fetales para verificar el tamaño del feto y buscar la presencia de cualquier anomalía. Este ultrasonido muestra las medidas abdominales de un feto; se aprecia un corte transversal del abdomen indicado por líneas punteadas y cruces.


Ultrasonido normal a las 17 semanas de gestación. Las mujeres embarazadas pueden ver este tipo de imagen en la pantalla del ecógrafo y el técnico la puede imprimir. A la derecha aparece la cabeza, la equis señala el tobillo izquierdo y al centro de la pantalla se pueden observar la pierna y el brazo izquierdos del feto.


Ultrasonido normal a las 17 semanas de gestación que muestra la placenta durante una contracción normal, denominada contracción de Braxton Hicks, la cual es una de las contracciones que el útero experimenta periódicamente a través del embarazo para facilitar un mejor flujo sanguíneo hacia la placenta y el feto. En este ultrasonido la placenta aparece como un objeto con forma de montículo en el centro de la pantalla y puede observarse un objeto redondeado en la parte inferior de la imagen que corresponde a una vértebra materna. La placenta se ve mucho más aplanada cuando el útero no se está contrayendo.


Ultrasonido normal de un feto realizado a las 17 semanas de gestación. El rostro fetal se puede observar al centro de la imagen; la cabeza se encuentra doblada a la izquierda, hacia la placenta, la cual se puede ver como un montecillo al lado izquierdo del ultrasonido. Ambos ojos son visibles y el área blanca en el ojo es el cristalino. Otras características faciales como la nariz y la boca también son visibles.


Ultrasonido normal a las 19 semanas de gestación en el cual se puede apreciar una imagen clara del fémur (hueso grande de la pierna) izquierdo, en el centro y hacia la parte superior de la pantalla.


Ultrasonido normal a las 19 semanas de gestación. En la parte central de la pantalla se ve claramente el pie derecho, así como los huesos en formación.


Ultrasonido normal a las 19 semanas de gestación. Por lo general los médicos prefieren disponer de las medidas fetales para verificar el tamaño del feto y para buscar anomalías. Este ultrasonido muestra las medidas de la cabeza fetal, señaladas por las líneas punteadas y las cruces.


Este es un ultrasonido fetal normal que muestra un patrón de los latidos cardíacos del feto. Algunos equipos de ultrasonido tienen la capacidad de enfocar áreas diferentes del corazón y evaluar los latidos del mismo, lo cual es útil para el diagnóstico temprano de las anomalías cardíacas congénitas.


Ultrasonido normal a las 19 semanas de gestación en el cual se aprecia el tipo de proyección de la imagen en pantalla dividida que la madre puede observar durante el procedimiento, o que el técnico puede imprimir. Se observan el brazo izquierdo (al lado izquierdo de la pantalla) y las extremidades inferiores (al lado derecho de la pantalla) y las áreas blancas dentro de brazos y piernas son los huesos en formación.


Ultrasonido normal a las 19 semanas de gestación que muestra dos características interesantes. En primer plano, en el centro de la pantalla, se puede observar la placenta siguiendo la curvatura del útero. Al fondo y a la derecha, en el lugar que señala la cruz, se aprecia el rostro con todas las características faciales.


Ultrasonido normal a las 17 semanas de gestación en que se observa el perfil del feto en el centro de la pantalla. El contorno de la cabeza con el rostro hacia abajo se aprecia en la parte central izquierda y el cuerpo en posición fetal se ve a partir de la parte inferior derecha de la cabeza. El perfil de la columna vertebral se dibuja en la parte central derecha de la pantalla.


Ultrasonido normal a las 30 semanas de gestación. En el centro de la pantalla se observa el perfil nítido de la columna vertebral y las costillas. La cruz se encuentra ubicada entre dos costillas justo por debajo de la columna vertebral.


Ultrasonido Doppler normal a color, del cordón umbilical, a las 30 semanas de gestación. El cordón corresponde al área coloreada en el centro de la pantalla y los vasos del mismo están representados por diferentes colores. El cordón umbilical normalmente se compone de tres vasos sanguíneos, a saber, dos arterias y una vena y está conectado a la placenta, la cual está ubicada en la parte central izquierda de la imagen.


Ultrasonido normal a las 17 semanas de gestación. El cerebro y el sistema nervioso comienzan a desarrollarse con prontitud en la vida del feto. Al realizar un ultrasonido, el técnico por lo general busca la presencia de los ventrículos cerebrales, los cuales son los espacios llenos de líquido en el interior del cerebro. En este ultrasonido los ventrículos pueden observarse en la parte superior derecha en forma de líneas finas que se extienden a través del cráneo. La cruz apunta hacia la parte frontal del cráneo y a su derecha se pueden observar las líneas de los ventrículos.