Make your own free website on Tripod.com

Parrillas fija y moviles antidifusoras

          El propio paciente es el que produce la radiación difusa, que, superpuesta a la radiación principal, provoca una reducción del contraste, aumento de velo y pérdida de detalles: en resumen, la radiación difusa produce pérdida de información. Se trata de una radiación secundaria, multidireccional, reemitida por el propio paciente, a expensas de la radiación primaria absorbida. Esta radiación no contiene imagen, pero al mezclarse con la radiación principal, que si tiene imagen, la altera y por lo tanto empeora la calidad de esta imagen. La radiación difusa tiene dos orígenes:

A -Cuando un fotón de rayos X pasa en su trayectoria por la proximidad del campo eléctrico de un núcleo atómico de la masa irradiada, el fotón prosigue su camino con la misma energía (idéntica longitud de onda), pero sufriendo un cambio de dirección. El resultado se denomina radiación difusa coherente.

B -Cuando el fotón interacciona con un electrón de un átomo de 1a masa irradiada, lo arranca, perdiendo al hacerlo parte de su energía, y resultando un nuevo fotón de menor energía (mayor longitud de onda) y distinta dirección. Se denomina radiación difusa incoherente o de Compton.

          La intensidad de la radiación difusa es proporcional a:

1. El espesor del tejido irradiado. A efectos de protección del personal sanitario ya efectos fotográficos, sólo se considera la masa irradiada periférica cuya radiación difusa trasciende al exterior. La radiación difusa creada en el interior del paciente es absorbida por el propio enfermo.

2. Densidad de los tejidos o número atómico medio.

3. El kilovoltaje. La radiación de mayor kilovoltaje produce mayor cantidad de radiación difusa.

Es preciso eliminar, o al menos mitigar, la radiación difusa mediante el empleo de sistemas antidifusores, unido a correcciones en las características. Los sistemas antidifusores más importantes, son:

 

 

Conos localizadores y diafragmas (colimadores).

          Antidifusores, Parrillas o rejillas, Potter-Bucky. Impiden que incida sobre el chasis en una proporción apreciable la radiación difusa producida por el paciente. Los sistemas citados en párrafos anteriores disminuyen la génesis de radiación difusa. Las parrillas disminuyen la que a pesar de ellos se ha formado.

 

 

 

 

 

 

 

 

Están constituidas por laminillas de plomo o wolframio, colocadas de canto y separadas entre sí por láminas de material radiotransparente. El conjunto forma una placa que se coloca sobre los chasis. La radiación principal puede pasar entre las laminillas, ya que éstas están situadas en su misma dirección, mientras que la radiación difusa, que en su mayor parte viene en direcciones oblicuas, es absorbida por las laminillas de plomo.

 

Hay varias clases de antidifusores o rejillas:.

-Focalizadas móviles (Potter-Bucky). Un ligero desplazamiento de la parrilla durante el disparo impide que aparezcan las sombras de las laminillas sobre la imagen fotográfica. El margen de distancias foco-película está marcado sobre la parrilla.

-Estática paralela. Las laminillas están situadas en planos paralelos y equidistantes entre sí. Se colocan directamente sobre los chasis.

-Estáticas convergentes. Las laminillas convergen hacia el foco.

-Cruzadas. Dos rejillas en direcciones perpendiculares.

Características de las rejillas. Están grabadas, o impresas en una etiqueta, en el lado tubo. Son las siguientes.

a)          Ratio. Es la relación entre la altura y separación de las láminas. Las más habituales son: 5:1, 6,5:1, 8:1, 10:1, 12:1, 16:1.

b) Número de laminillas por centímetro (por pulgada). Las más usuales, 24(60), 30(75), 40(100), 50(125).

c) Distancia de focalización (FF) y/o tolerancias, por ejemplo, 100 cm o 80-105 cm.

d) Factor de exposición, por ejemplo, 4. Indica que al utilizar la parrilla es preciso multiplicar por 4 el valor de mAs. Hay que considerar que si bien la radiación difusa no cola- bora a la formación de imagen, sí que contribuye a aumentar la densidad. Si, mediante antidifusores, eliminamos esta radiación, es necesario compensar la pérdida de ennegrecimiento prolongando la exposición.

e) Orientación de las laminillas: esta orientación y también la posición correcta, lado tubo, de la parrilla, la indica una línea longitudinal central grabada en la cara que debe orientarse hacia el tubo.